La ola de frío llegó a Brasil y provocó al menos siete muertos

3
En el extremo sur, en el estado de Rio de Grande do Sul, 24 ciudades registraron temperaturas cercanas a 0 grados. En tanto, San Pablo registró en este mes de julio las menores temperaturas en seis años.
San Pablo registró en este mes de julio las menores temperaturas en seis años, de acuerdo a datos oficiales, en un frente frío con una masa de aire polar que provocó en los últimos días la muerte de al menos cinco personas en situación de calle en la mayor ciudad de Brasil y municipios vecinos.

Otras dos personas fueron encontradas muertas, también debido a señales de hipotermia, en la ciudad de Anápolis, en el estado de Goiás, de la región Centro-Oeste del país, donde la sensación térmica llegó a 1 grado y el gobierno municipal abrió un gimnasio para que personas en situación de calle pudieran dormir abrigadas, comer y tomar un baño caliente.

En el extremo sur de Brasil, en el estado de Rio de Grande do Sul, 24 ciudades registraron temperaturas cercanas a 0 grados, y siete municipios tuvieron neviscas. En la capital más meridional de Brasil, Porto Alegre, uno de los clubes de fútbol más populares de la región, Internacional, imitó a River Plate y abrió sus instalaciones para recibir personas en situación de calle.

La corriente de solidaridad unió incluso a rivales históricos, ya que la hinchada de Gremio, de la misma ciudad, llenó dos autobuses con alimentos no perecederos, mantas y otros elementos de ayuda. La hinchada rival de Internacional recibió esos ómnibus pintados de azul, blanco y negro, los colores de Gremio, y distribuyó su contenido en las instalaciones del club.
“El fútbol también es solidario”, comentó a un canal de TV local un hincha del Inter mientras descargaba mercaderías donadas por aficionados rivales. En las instalaciones del club, voluntarios prepararon sopas calientes para unas 300 personas y distribuyeron colchones y frazadas.

Con temperaturas inferiores a 4 grados en algunos municipios vecinos a la ciudad de San Pablo, el récord de temperaturas bajas en el interior del estado más rico y populoso de Brasil se registró en la turística ciudad serrana de Campos do Jordao, con 1,2 grados bajo cero.
Imágenes de televisión mostraron plantaciones de caña de azúcar y de café cubiertas por hielo en el interior paulista, y el gobierno del estado informó que distribuyó mantas, colchones, sopas, y agua para personas en situación de calle. Además, orientó a la Policía Militarizada a llevar a personas en situación de vulnerabilidad a refugios públicos.

La ola de frío también se sintió en los estados de Minas Gerais (Sudeste), donde la localidad de Monte Verde tuvo 2,1 grados bajo cero y la capital Belo Horizonte registró las marcas de temperaturas más frías en 44 años, y Paraná (Sur), donde la capital Curitiba soportó una temperatura de 0,7 grados.
El récord en Brasil de la menor temperatura, como sucede en casi todos los inviernos, lo registró la ciudad de Urupema, en Santa Catarina, que vio los termómetros descender hasta 9,2 grados bajo cero. La pequeña ciudad de unos 3.000 habitantes, tuvo ríos y lagos parcialmente congelados.